Redacción del informe del revisor

Tanto si recomienda aceptar o rechazar el manuscrito, tenga en cuenta que uno de los objetivos de la revisión es ayudar a los autores a mejorar este y futuros manuscritos, no para que desesperen y acaben renunciando. Es importante evitar expresiones excesivamente negativas o comentarios personales, señalar las principales fortalezas del manuscrito, así como sus debilidades, y sugerir formas específicas de solucionar los problemas que identifique. Además, se debe evitar hacer comentarios demasiado breves y directos, ya que pueden dar a su informe un tono hostil. Los revisores de la mayoría de las revistas son anónimos, por lo que, si el anonimato es importante para usted, evite comentarios que puedan hacer que su identidad sea obvia para los autores.

Si el editor ha enviado instrucciones específicas para redactar el informe del revisor o un formulario para completar como parte de la revisión, debe escribir su informe en el formato solicitado. Si no recibió instrucciones específicas, el informe del revisor debe dividirse en dos partes:

  1. comentarios que deban ser leídos solamente por el editor; y
  2. comentarios que deban ser leídos tanto por el editor como por los autores.

Comentarios solamente para el editor:

En esta sección, debe comunicar al editor su recomendación para el manuscrito y, lo que es más importante, sus razones para ello. Estas razones suelen tener que ver con la solidez, novedad, calidad, importancia e idoneidad científica del manuscrito para la revista. Los editores toman en consideración muchos factores al decidir si un artículo es adecuado para su revista, por lo que proporcionar evidencia o razonamiento para su recomendación es extremadamente útil.

SUGERENCIA: Entre las recomendaciones, suelen aparecer las siguientes: aceptar el manuscrito en su forma actual, publicar con cambios menores, publicar solamente si se realizan mejoras importantes, o rechazar el artículo.


Comentarios para el editor y los autores:

En esta sección, debe escribir un informe detallado revisando las diferentes partes del manuscrito. Es recomendable comenzar con el breve resumen del manuscrito que escribió después de su primera lectura. Luego, en una lista numerada, explique cada uno de los problemas que haya encontrado y que necesitan ser abordados. Divida la lista en dos secciones: cuestiones importantes y asuntos menores. En primer lugar, escriba sobre los principales problemas, incluidos los problemas con el método del estudio o análisis. A continuación, escriba sobre los problemas menores, que pueden incluir tablas o figuras que son difíciles de leer, partes que necesitan más explicación y sugerencias para borrar texto innecesario. Si piensa que el idioma inglés del manuscrito no es adecuado para su publicación, trate de dar ejemplos específicos para que los autores sepan qué hacer y cómo abordar los problemas.
Es importante ser lo más específico posible sobre las debilidades del manuscrito y cómo se pueden abordar. Si el manuscrito tiene números de línea, debe incluir la página y los números de línea específicos de la parte del estudio a la que usted se está refiriendo. Esto ayudará tanto a los autores como al editor, que más adelante podrán juzgar si los autores han solucionado los problemas en su manuscrito, una vez revisado. Por ejemplo, en lugar de “La explicación del mecanismo propuesto no está clara.”  puede escribir: “La explicación del mecanismo propuesto debería ser más detallada. Considere referirse al trabajo de Li y Smith, et al. (2008) y Stein y Burdak, et al. (2010).”

También se debe tener en cuenta que los autores, e incluso el editor, pueden no ser hablantes nativos de inglés. Se recomienda leer sus comentarios una vez que haya terminado de escribirlos para comprobar que se han utilizado palabras claras y sencillas, y que las razones de los cambios propuestos están claras.